Kala, la Westie mimada y mal-criada

KALA, LA WESTIE MIMADA Y MAL-CRIADA

Muchos me comentáis que vuestra voz interior os dice cosas feas, os hace sentir mal, inadecuados, insuficientes, incompletos… Pero, os habéis preguntado de donde viene esa voz? Sip, correcto: de vosotros! De vuestros pensamientos, de vuestros recuerdos, de vuestras proyecciones hacia el futuro.

Y, si es parte de nosotros, por qué no la podemos domar? Sencillo: hábito, costumbre, sensación de impotencia, falta de estrategia…

Mac, un Golden Retriever, y Kala, una pequeña Westie, son nuestros queridos compañeros caninos. Cuando Kala llegó a nuestro hogar, era una bolita peluda blanca. No pudimos resistirnos a tenerla en brazos IMG_1437constantemente, dejar que se acurrucara con nosotros en el sofá. De hecho, había peleas para cogerla. Esto nunca ocurrió con Mac, ya que por su tamaño, nunca fue “pequeño”. Pasaron los meses y Kala se apoderó de todos los sofás, sillones, camas y demás mobiliario cómodo de la casa. Y con el verano llegaron los temidos visitantes: las pulgas! Ya no hacía tanta gracia ver a la bola blanca tirada en el sofá cual reina de la casa, rascándose desesperadamente. Cuando empezamos a regañarla por subirse, ella nos miraba, confusa. No entendía nada: durante meses habíamos no sólo permitido que durmiera en el sofá. ¿Qué había ocurrido? Ella se rebeló los primeros días, corriendo de silla en sofá, como si de un juego se tratara. Observamos que las buenas formas no funcionaban tan bien como un rotundo “NO!”. Al final, con nuestra FIRMEZA y DETERMINACIÓN, entendió que su costumbre ya no era aceptada por nosotros. Por fin entendió quien mandaba. Desde entonces, es una fiel compañera, educada y divertida, respetando en (casi) todo momento las reglas que le hemos impuesto.

El primer paso es ser consciente de tu vocecita. Llevamos taaanto tiempo escuchándola que ya ni somos conscientes de lo que nos dice, sólo del mal sentimiento que nos deja por dentro. A veces los hábitos, por inútiles que nos resulten, son complicados de cambiar sin una buena estrategia.

ESTRATEGIA para domar nuestra Vocecita Interior:

1. Observa tu voz. Si no la localizas, observa tu estado de ánimo. Si tu estado es de tristeza, frustración, ira, desánimo, REBOBINA al último pensamiento que hayas tenido. Lo más seguro es que sea tu vocecita de incógnito recordándote lo MAL que has hecho las cosas, o lo DIFÍCIL que van a ser, o lo DESGRACIADO que eres porque no has conseguido ese ascenso… Practica la observación durante unos días.

2. Ya tienes localizada tu vocecita. Ahora toca negociar con ella. Explícale que sabes que te intenta proteger (de peligros inexistentes, tal vez!). Le dices que le AGRADECES su intención, pero que ahora se tiene que callar.

3. Lo más seguro es que se rebele, como Kala, que quiera seguir “subiéndose a los sofás” y trasteando. Quiere seguir en control, han sido muchos años actuando de macho Alpha! Es hora de retomar nosotros ese control, y dejar bien claro quién manda… Al fin y al cabo, si la vocecita está en NUESTRA cabeza, se supone que la controlamos nosotros…

4. Con paciencia, firmeza y determinación conseguiremos educarla para que sea una buena compañera. Indícale que tipo de comentarios te ayudan a sentirte bien, te motivan, te animan a seguir cuando las cosas se ponen difíciles. Edúcala, como a un cachorro, ya que su intención no es mala. Enséñale un lenguaje más positivo. En vez de permitir que diga “pero qué burro eres, otra vez te has confundido”, dejándote con una sensación de torpeza, podría decirte que, “aunque esta vez te has despistado, la próxima seguro pondrás más atención para que no vuelva a ocurrir”.

5. Si las buenas formas no están surtiendo efecto, tendremos que usar otros métodos. Probamos con un rotundo “NO!”, haciéndole saber que su comportamiento es inadecuado. Sino, medidas más drásticas: con autoridad, le ordenaremos que “calle la puñetera boca”. Con el tiempo, entenderá que ya no escuchamos, y desistirá de sus intentos de controlar nuestro estado.

¿A qué esperáis? Manos a la obra: vamos a educar esa vocecilla hasta que entienda quién manda. Eso si… con mucha paciencia y sin darse por vencidos!
Feliz Martes      ;))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s